Peregrinar en Francia

Salamanca RTV al día.- No es nueva mi peregrinación a Francia. En septiembre pasado la delegación de misiones de Salamanca peregrinaba a la patria de la Patrona de las Misiones Teresa de Lisieux. Y ya entonces hacíamos algún comentario relativo a ese peregrinar en el laico país de las Galias. Estos días últimos hemos estado en peregrinación por Francia 25 sacerdotes diocesanos de Salamanca. Hemos peregrinado a Ars, Cluny, Paray le Monial y Taizé y, por supuesto a Lyon, campamento de operaciones en todos estos días. En Ars buscábamos un contacto de sacerdotes con el sacerdote Santo Cura de Ars, patrono de los sacerdotes con cura de almas. Están celebrando los doscientos años de su ordenación como sacerdote. Conocíamos de sus limitados conocimientos intelectuales, de su supuesta rigurosidad moral en sus consejos y en el ejercicio, enormemente solicitado, del sacramento de la penitencia. El rector del santuario nos introdujo a la verdadera práctica moral y confesional del sacerdote del pequeño pueblo de Ars. Nos impactó la frase del rector diciéndonos que el Cura de Ars evolucionó en su práctica sacerdotal desde una “actitud rigorista a una actitud ligorista”, aludiendo al reconocido prestigio del hombre de formación moral más reconocido San Alfonso María de Ligorio. Recorriendo los puntos locales claves de la actuación pastoral del Santo Cura de Ars, nos unimos a los muchos franceses que continuamente los recorren reconociendo la vida santa y modélica del santo cura. Luego recibíamos las informaciones históricas y la visita local que nos admiraba sobre la grandeza del gran monasterio de Cluny, que llegó a tener en torno a los mil monjes y que gobernaba más de doscientos prioratos por toda Europa, con gran influencia espiritual, cultural, económica y política. Se puede, y de hecho así lo hizo nuestro interlocutor, comparar con el actual intento de unificación de toda Europa. Aquí no pudimos más que lamentar los mínimos restos y efectos espirituales y religiosos de tanta grandeza. Resalta, eso sí, el cuidado y la recuperación artística e histórica con que los franceses atienden a este esplendente lugar histórico, arruinado fundamentalmente en las épocas revolucionarias y napoleónicas. Los limitados, y a veces desorientados, conceptos que teníamos sobre la idea y figura tradicional del Sagrado Corazón de Jesús, quedaron altamente superados por las entusiastas y bien informadas explicaciones que nos proporcionó el rector de la basílica románica, en su tiempo dependiente de Cluny, de la ciudad de Paray le Monial, lugar donde tuvieron lugar las apariciones, y los planes de difusión en la iglesia, de la figura del Sagrado Corazón revelados a Santa Margarita María de Alacoque, bajo las orientaciones del jesuita San Claudio de la Colombier. Pudimos descubrir cómo la expresión visible del corazón de Jesús no es más que una metáfora expresiva del gran amor de Dios a los hombres en Cristo, y de la respuesta con que éste espera que correspondamos a su amor con nuestro propio amor. Así se explica que cantidad de gente siga asistiendo buscando la riqueza espiritual de este lugar, sobre todo por parte de los franceses. Pero lo que nos impactó ampliamente fue la visita que hicimos al conocido lugar de Taizé. La charla abierta con uno de los monjes, el hermano Mikel, de origen vasco, después de saludarnos el hermano Pedro, catalán de origen y de larga trayectoria en la comunidad, nos ilustró amplia y claramente sobre la realidad actual de Taizé. Cenamos frugalmente en medio de más de 500 jóvenes de procedencias diferentes de casi todos los países del mundo, especialmente alemanes y holandeses y, en general, centroeuropeos. Con ellos asistimos a la larga y calmada oración de la noche, cargada de los conocidos cantos suaves y sencillos que se acostumbra a utilizar en esta comunidad de reconciliación y comunión entre todas las denominaciones cristianas, y abierta al encuentre entre gentes de diversas profesiones religiosas, e incluso de buscadores desde ninguna confesión religiosa, con la máxima comunicación sencilla, respetuosa y abierta. Taizé es Francia y más que Francia. En Lyón visitamos la popular basílica de la Virgen Inmaculada del alto de Fourbier. La catedral de San Juan, una de las mejores y más antiguas expresiones del arte románico y cuna del mismo. Los antiguos restos anejos a la catedral nos llevaron al recuerdo histórico y admirado de la ejecución de los primeros mártires lioneses que, junto al santo padre Ireneo, hicieron de Lyón la Iglesia primacial de las Galias o la actual Francia. Algunas iglesias más y la visita a la casa de la fundadora de la Obra Misional, ahora Pontificia, de la Propagación de la fe, con alusiones de paso a la acción de San Vicente de Paúl y a la obra de su inspirado seglar sucesor en las obras de caridad Ozanam, completamos nuestra visita peregrinante a la tradicional sociedad laica de la secularizada Francia. El pueblo francés sigue acudiendo a las fuentes de alimentación de la vida cristiana, confiando en poder encontrar en ellas el espíritu que sacie el hambre y sed espiritual que dé sentido a sus vidas.

 

Juan Robles Diosdado, Delegado Diocesano de Misiones

Artículos

Esta página ha sido actualizada el  19/06/2017

Obispado de Salamanca, C/Rosario, 18, 37001, Salamanca, España, Tel: 923128900 Fax: 923128901
casadelaiglesia@diocesisdesalamanca.com
Información Legal
2008 Informática Millán