Artículo Casimiro Muñoz: "La Puerta de la Misericordia en la Catedral de Salamanca"

El Cabildo Catedral de Salamanca, sintiéndose interpelado por la invitación del Papa Francisco al Jubileo extraordinario de la Misericordia y en plena sintonía con la preparación a la Asamblea diocesana en que está inmersa nuestra Diócesis, ha comenzado un camino de renovación pastoral de la Catedral, que quiere ser una renovada oferta de evangelización tanto para los fieles salmantinos como para cuantos visitan la iglesia madre de la Diócesis. La invitación que el Papa Francisco ha hecho a toda la Iglesia, mediante la exhortación Evangelii Gaudium, pidiendo “templos con las puertas abiertas en todas partes” (EG 47) se va a plasmar en la capilla renovada que, a partir del inicio del Jubileo de la Misericordia, estará a disposición de todos los fieles en la Catedral de Salamanca, distinta e independiente de las puertas de acceso a los turistas que cada día nos visitan, pero también como un servicio a ellos.

 

LOS TURISTAS ACCEDERÁN A LA CATEDRAL POR LA PUERTA DE RAMOS, MIENTRAS QUE LOS FIELES QUE ACUDAN A LA CATEDRAL A ORAR O CONFESARSE LO HARÁN POR LA PUERTA DE LA MISERICORDIA, DESDE DONDE SE PUEDE ACCEDER DIRECTAMENTE A LA CAPILLA DE SAN CLEMENTE

 

A partir del próximo 13 de diciembre, día en el que nuestro Obispo D. Carlos, inaugurará el Jubileo extraordinario de la Misericordia en nuestra Diócesis, quienes deseen hacer una visita turística a nuestro complejo catedralicio tendrán como acceso la puerta de Ramos, mientras que la puerta que hasta ahora ha servido para la entrada de fieles y turistas será durante este año la “Puerta santa”, pues por ella podrán acceder libremente los fieles que lo deseen y cuantos quieran tener un rato de oración ante el Santísimo o necesiten acercarse al sacramento de la Reconciliación. En la capilla de San Clemente, a la que conducirá directa y exclusivamente la “Puerta de la Misericordia” se celebrará cada día la Eucaristía, se custodiará en ella el Santísimo Sacramento y en varias horas al día estará expuesto para la adoración de los fieles. En la misma capilla habrá confesonarios en los que los sacerdotes estarán diariamente al servicio de los fieles, tanto para el Sacramento de la Penitencia como para consultas de dirección espiritual o inquietudes religiosas. Además en la misma capilla podrá venerarse una réplica de la imagen de la Virgen de la Vega que desde hace años se custodia en este templo y que tanta devoción suscita en los fieles.

 

LA CATEDRAL. CASA DE ACOGIDA Y MISERICORDIA

 

Es éste el comienzo de un camino que, en sintonía con la Asamblea diocesana que nuestro obispo D. Carlos ha convocado en Salamanca, tiene como objetivo que la iglesia madre de la Diócesis lo sea también por su apertura al servicio de los fieles y a la acogida de muchos alejados o indiferentes a la fe. La Iglesia misionera que propugna en este tiempo el Papa Francisco y que secunda nuestro obispo, ha de ir haciéndose realidad en nuestra pastoral diocesana, de la que también forma parte la iglesia catedral. Nadie pone en duda que la Catedral en Salamanca es un referente cultural, arquitectónico, histórico y artístico y que el acceso a la visita turística ha sido encauzado con una variadísima oferta de posibilidades. Sin embargo tampoco podemos olvidar lo que la Catedral significa como casa común de todos los fieles salmantinos, a la que puedan acceder no sólo para el disfrute artístico, sino también como lugar de encuentro con el Señor y casa de acogida y misericordia. Y no sólo para los salmantinos, pues la oferta de la Catedral, que es en primer lugar una iglesia, ha de ir configurándose cada vez más como referente de la presencia de Dios también en nuestra sociedad actual, como lo ha sido en siglos pasados. El Cabildo Catedral de Salamanca, responsable colegialmente de la pastoral en la primera iglesia de la Diócesis, se propone a partir de ahora (entre otras iniciativas que se anunciarán oportunamente) poder ofrecer tanto a los diocesanos como a los turistas que se acercan a nuestro admirado complejo catedralicio, la oportunidad de poder disfrutarlo también como plasmación plástica, enriquecida paulatinamente durante siglos, de la fe de los cristianos salmantinos de todos los tiempos. Durante el Jubileo extraordinario de la Misericordia que ahora comienza se ofrecerán también visitas guiadas para contemplar la Catedral con “otra mirada” que no es sólo histórica, arquitectónica y artística, sino también y principalmente mirada desde la fe, que también en nuestro tiempo sigue siendo oferta de salvación para todos nuestros contemporáneos.

 

CAPILLA DE SAN CLEMENTE. LUGAR DE ORACIÓN Y ENCUENTRO CON EL SEÑOR

 

La elección de la capilla de San Clemente como lugar de oración, sosiego y encuentro sacramental con el Señor obedece, en principio, a cuestiones prácticas de proximidad a la entrada, pero es posible que la divina Providencia nos esté haciendo un guiño, en primer lugar, con el nombre del papa al que esta capilla está dedicada. San Clemente fue el tercer sucesor del apóstol San Pedro como obispo de Roma y es autor de uno de los escritos más cercanos a los libros del Nuevo Testamento, la llamada “Epístola de Clemente a Corintios”. A esta comunidad del siglo I de nuestra era se dirigía el Papa San Clemente, recordándoles las cartas que años antes les había dirigido el apóstol San Pablo y, entre otras muchas cosas, les decía: “recordando las palabras del Señor Jesús, que dijo, enseñando indulgencia y longanimidad: Tened misericordia, y recibiréis misericordia; perdonad, y seréis perdonados. Lo que hagáis, os lo harán a vosotros. Según deis, os será dado. Según juzguéis, seréis juzgados. Según mostréis misericordia, se os mostrará misericordia” (cap. XIII). La capilla de San Clemente en la Catedral Nueva de Salamanca, presidida por el cuadro de la Inmaculada y la representación pictórica de aquel santo papa, soñamos que sea en este jubileo extraordinario nueva ocasión de volvernos a Él, como escribía en torno al año 100 de nuestra era el citado San Clemente: “Pongamos nuestros ojos en la sangre de Cristo y démonos cuenta de lo precioso que es para su Padre, porque habiendo sido derramado por nuestra salvación, ganó para todo el mundo la gracia del arrepentimiento. Observemos todas las generaciones en orden, y veamos que de generación en generación el Señor ha dado oportunidad para el arrepentimiento a aquellos que han deseado volverse a Él” (cap. VII).

 

Artículos

Esta página ha sido actualizada el  21/03/2017

Obispado de Salamanca, C/Rosario, 18, 37001, Salamanca, España, Tel: 923128900 Fax: 923128901
casadelaiglesia@diocesisdesalamanca.com
Información Legal
2008 Informática Millán