Mons. Carlos López: “Nueva Evangelización es lo contrario de autosuficiencia y de repliegue de la Iglesia sobre sí misma”

El día 11 de octubre se inició la Formación Permanente del Clero sobre el tema de la Nueva Evangelización. ¿Cómo explicar, desde aquí, sencillamente, al gran público de Salamanca qué es eso de la Nueva Evangelización?

 

Es una oportuna coincidencia tratar este tema en el contexto del día de las misiones. El DOMUND nos ha venido recordando que hay zonas geográficas donde la Iglesia está ya implantada desde hace siglos y otros países y continentes en los que tiene todavía muy escaso arraigo. Estos son los países que hemos venido llamando países de misión, a los cuales van los misioneros a llevar el primer anuncio del Evangelio para edificar allí la Iglesia. Popularmente hemos venido entendiendo que evangelizar era la tarea de los misioneros en países lejanos. Pero esta idea de la evangelización ya no responde a la realidad, porque en los últimos decenios numerosos países de antigua tradición cristiana se han convertido progresivamente en países de misión.

 

Evangelización es el conjunto de tareas que realizan los misioneros en tierras de misión y es también toda la actividad ordinaria que lleva a cabo la Iglesia en los países de antigua tradición cristiana: anunciar el Evangelio en todas las formas posibles de predicación, en la catequesis, en la celebración de la liturgia y mediante el testimonio de la vida cristiana y de la caridad.

 

Juan Pablo II empezó a hablar de la necesidad de una nueva evangelización y Benedicto XVI ha continuado el mismo planteamiento. Últimamente ha creado un organismo nuevo de la curia romana para promover la nueva evangelización. Además ha convocado un Sínodo de los Obispos para tratar de “La nueva evangelización para la transmisión de la fe”. Y como la evangelización es el anuncio de la palabra de Dios, ha publicado la Exhortación Verbum Domini, sobre la Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia. Todas estas iniciativas están al servicio de la nueva evangelización.

 

 

2. ¿A que se refiere la Nueva Evangelización? ¿Significa que se han cometido errores en el pasado a la hora de anunciar el Evangelio?

 

Se parte de la constatación del proceso de descristianización que ha tenido lugar en los últimos decenios en muchos países de antigua tradición cristiana, a causa de complejos fenómenos de cambio cultural, económico, social y político. El resultado ha sido que muchos bautizados han comenzado a vivir como si Dios no existiera y, por tanto, desvinculados de la Iglesia. Una especie de apostasía silenciosa y de indiferencia religiosa se ha ido extendiendo por muchos países, sobre todo de la antigua Europa cristiana.

 

La nueva evangelización responde a la necesidad de afrontar el fenómeno del alejamiento de la fe, que se ha manifestado progresivamente en sociedades y culturas que desde hace siglos estaban impregnadas del Evangelio. Para ello, pretende promover las nuevas formas de anuncio del Evangelio que respondan mejor a las necesidades de las personas en el marco de la nueva cultura de la libertad y autonomía de la persona sin Dios, de la nueva era de la comunicación informática, de la economía globalizada y en crisis, de las migraciones, de los avances de la investigación científica y tecnológica, del relativismo de la verdad y la crisis de valores, de la situación de emergencia en la educación en la fe, de la insatisfacción ante la acción política, de la convivencia entre las grandes religiones, etc.

 

Nueva evangelización no es anunciar un Evangelio nuevo y distinto del Evangelio de Jesucristo, no es corregir errores cometidos en la evangelización primera, no es restaurar una antigua sociedad cristiana, ni menos recuperar situaciones de anterior relevancia social de la Iglesia, ni instaurar un fundamentalismo católico de la verdad, ni promover el proselitismo respecto de otras religiones.

 

Nueva evangelización es sinónimo de misión y de conversión pastoral de las acciones y de las estructuras; es la atención de la Iglesia a su misión fundamental, a su razón de ser; es la audacia de plantear la pregunta sobre Dios en medio de los escenarios nuevos de la historia, para mostrar cómo el Evangelio ilumina todas las perspectivas de la vida del hombre, ofrece una esperanza practicable y una fuerza transformadora de la sociedad. Nueva evangelización es lo contrario de autosuficiencia y de repliegue de la Iglesia sobre sí misma.

 

 

3. ¿De qué forma concreta puede llevarse a cabo el proyecto de la Nueva Evangelización? ¿Qué tipo de Iglesia se busca?

 

La nueva evangelización no tiene una forma única de realización; son posibles y necesarias formas diversas, según las circunstancias de la vida social y religiosa. En relación con estas nuevas circunstancias, nueva evangelización indica la exigencia de encontrar nuevas expresiones para ser Iglesia dentro de los contextos sociales y culturales actuales. Pero la nueva evangelización ha de tener una nota común: El renovado impulso misionero que necesitan todas las iglesias que viven en territorios tradicionalmente cristianos; la nueva apertura al don de la gracia y la renovada docilidad a la obra del Espíritu; es decir, para proclamar de modo fecundo el Evangelio se requiere ante todo una experiencia profunda de Dios.

 

Para llevar a cabo la nueva evangelización es condición imprescindible la revitalización cristiana de las mismas comunidades eclesiales. En concreto, los materiales preparatorios para el referido Sínodo de los Obispos sobre la nueva evangelización para la transmisión de la fe nos llaman a examinar la situación actual en las diócesis para discernir la calidad de nuestra vida de fe y de nuestro anuncio y testimonio del Evangelio. En relación con la transmisión de la fe, la pregunta más decisiva ha de referirse a los sujetos encargados de esta transmisión, es decir, a la capacidad evangelizadora de la Iglesia, habida cuenta de su forma actual de vivir y de estar presente en la sociedad. La fecundidad de la nueva evangelización depende de la capacidad de la Iglesia de configurarse como comunidad cristiana y no como una empresa. La capacidad evangelizadora de la Iglesia depende de su decisión de evangelizarse ella misma previamente y de forma continua.

 

Así pues, la nueva evangelización es una urgente llamada a iniciar en la Iglesia un proceso de discernimiento de su situación, a la luz de la palabra de Dios que debe escuchar, comprender y poner en práctica.

 

4. ¿Qué cambios implica para cualquier agente de pastoral o catequista de nuestras parroquias esta nueva forma de evangelizar?

 

La dificultad actual en la transmisión de la fe nos invita a recordar las palabras del Papa Pablo VI: “El hombre contemporáneo escucha más a gusto a los que dan testimonio que a los que enseñan o si escucha a los que enseñan, es porque dan testimonio”. La Iglesia evangelizará al mundo mediante un testimonio vivido de fidelidad a Jesucristo y de santidad. El proyecto de "nueva evangelización" necesita disponer de hombres y mujeres que con la propia vida confirmen la verdad de lo que proponen.

 

Esta exigencia se transforma para la Iglesia de hoy en una tarea de acompañamiento y de formación de tantas personas que están dedicadas a tareas de evangelización y de educación de la fe en las comunidades cristianas y en las familias. Sólo puede ser evangelizador quien se deja evangelizar, quien es renovado espiritualmente por la comunión de vida con Jesucristo. Por lo tanto, la nueva evangelización es una tarea de cristianos que quieren aprender el arte de vivir la fe en medio de una cultura no favorable y aspiran a la santidad en el seguimiento y en el testimonio de Jesucristo.

 

 

Esta página ha sido actualizada el  27/01/2014

Obispado de Salamanca, C/Rosario, 18, 37001, Salamanca, España, Tel: 923128900 Fax: 923128901
casadelaiglesia@diocesisdesalamanca.com
Información Legal
2008 Informática Millán