La Casa de Espiritualidad San Vicente de Paúl acogió este miércoles, 15 de febrero, una rueda de prensa para la presentación del proyecto de obra del nuevo recurso eclesial para enfermos de salud mental: “Ranquines”.

 

 

Para la presentación se ha contado con la presencia de D. Carlos Lopez, obispo de Salamanca, quien ha dado la bienvenida a todos los presentes.

A continuación Francisco Berbegal, coordinador del área social de los Paúles ha explicado el momento actual del proyecto: El pasado 6 de febrero dieron comienzo las obras de dicho recurso; el proyecto ha sido realizado por el arquitecto Jacinto Bolao García, del Estudio de Arquitectura Lujan, S.L.P. La realización de obra ha sido adjudicada a Construcciones Golpejas, S.L. por un total de 490.000 euros, que serán asumidos por la Congregación de la Misión. La dirección de ejecución material será realizada por la Delegación Diocesana de Obras, quién asumirá los costes de la misma.

Berbegal ha hecho hincapié y ha agradecido la implicación de toda la diócesis en este recurso: "tanto particulares como todas las parroquias de Salamanca han sumado más 75.000€ que irán destinados al nuevo proyecto".

 

Sigue leyendo...

Salamanca, 22 de septiembre de 2016.- En el marco de la Asamblea diocesana y del Año de la Misericordia, la Iglesia de Salamanca ha presentado hoy en rueda de prensa el proyecto RANQUINES destinado a personas con enfermedad mental y en situación de exclusión social. Un proyecto inter-congregacional en favor de los más pobres liderado por Cáritas diocesana de Salamanca, la Congregación de la Misión (Paúles), la Diócesis de Salamanca, Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación, Hijas de la Caridad, Parroquia El Milagro de San José, Religiosas de los Sagrados Corazones y las Hijas de Jesús (Jesuitinas), que pretende mejorar las condiciones de vida de estas personas ofreciendo un espacio acogedor que sirva de soporte terapéutico y apoyo social; así como la apertura de viviendas de terapia y convivencia para su inserción en la sociedad.

En el acto han intervenido el Obispo de Salamanca, Mons. Carlos López; Tomás Durán, Vicario de pastoral; Carmen Calzada, Directora de Cáritas diocesana de Salamanca y el Hno. Franscico Berbegal, Misionero Paúl.

Tomás Durán ha comenzado enmarcando el momento actual de la Asamblea diocesana, convocada por el Obispo de Salamanca para la renovación espiritual, pastoral y estructural de la Diócesis de Salamanca que se encuentra en su recta final. El pasado 15 de septiembre comenzaron las sesiones finales de la Asamblea que se van a desarrollar hasta el 1 de octubre (primera sesión: 15, 16 y 17 de septiembre de 2016; segunda sesión 22, 23 y 24 de septiembre; tercera sesión: 29 y 30 de septiembre y 1 de octubre). En ellas 236 delegados, representando a toda la Diócesis, están trabajando sobre un documento en el que se recogen las propuestas para la renovación que necesita la Diócesis de Salamanca para los próximos años, formuladas a lo largo de estos dos cursos pastorales por cerca de 2.000 personas inscritas en los 229 grupos de asamblea. En estos grupos se ha reflexionado la situación de la Diócesis de Salamanca, sus retos de futuro y las claves para renovarla espiritualmente, dinamizar su misión pastoral y actualizar sus estructuras y comunidades.

 

A continuación, Carmen Calzada y Francisco Berbegal presentaron el proyecto "Ranquines", se trata de un gesto de asamblea con los pobres.

El proyecto Ranquines contempla tres fases, tres recursos que intentarán dar respuesta a una necesidad que no está siendo cubierta adecuadamente en estos momentos en Salamanca. El primero de ellos será la construcción de un Centro de Día para las personas con enfermedad mental que están en situación de exclusión social. El centro se habilitará en el ala este de la Casa de los Padres Paúles, en Santa Marta de Tormes, y tendrá una ocupación para 30 personas. En él se ofrecerá apoyo psicosocial y servicios complementarios para la cobertura de necesidades básicas vitales. Se trataría de favorecer la ocupación del tiempo de forma rehabilitadora, la creación de red social, la participación social y cultural, mediante el ofrecimiento de actividades. Este recurso podrá estar abierto también a personas con enfermedad mental que no están en situación de exclusión social, que tienen el apoyo de sus familias u otras organizaciones.

Una segunda fase serían los pisos de inserción, una alternativa que más favorece la inclusión social donde se ofrecerá una vivienda permanente y acompañamiento; y la tercera parte del proyecto, la creación de una mini-residencia que ofrezca entrenamiento en las actividades cotidianas; acompañamiento en los procesos personales y brinde apoyo psico-social a aquellas personas que por su realidad de exclusión social y salud mental no pueden vivir con la autonomía necesaria para gestionar un piso.

 

La Iglesia de Salamanca tiene un fuerte compromiso de ayuda a los más necesitados a través de diversas instituciones eclesiales y, de manera singular, en lo concerniente a la problemática social local a través de Cáritas como organismo diocesano. Desde ese compromiso y experiencia en el campo de la marginación y exclusión, en el contexto de la celebración de la Asamblea diocesana y del Año de la Misericordia, surge el Proyecto RANQUINES, destinado a personas con enfermedad mental y en situación de exclusión social.

 

Cáritas diocesana y los Misioneros Paúles de Salamanca llevan más de 18 meses trabajando y soñando con poder dar respuesta a la necesidad real de las personas vulnerables que ha sido detectada en el campo de la intervención social, mediante un proyecto para personas con problemas de salud mental.

 

El proyecto “Ranquines” surge para mejorar sus condiciones de vida ofreciendo un espacio acogedor que sirva de soporte terapéutico y apoyo social que permita su integración social y mejore su calidad de vida. El trabajo se realizará de manera conjunta y coordinada con otras entidades, tanto públicas como privadas, que persiguen los mismos intereses en la provincia de Salamanca.

 

¿CÓMO DETECTAMOS LA NECESIDAD?

 

• En todos los recursos e intervenciones del área de inclusión social de Cáritas hay personas acuciadas por un problema de salud mental que no están siendo atendidas adecuadamente, ya que los recursos no están preparados para responder a esta problemática. Además, en muchas ocasiones, estas personas interfieren en los procesos de otras y en el adecuado funcionamiento de los recursos. Por tanto, estamos hablando de personas con un problema de salud mental, con cierta autonomía, pero en situación de exclusión social. La situación de vulnerabilidad que supone la enfermedad mental, sumada a su situación de exclusión, impide a estas personas mínimas cotas de inclusión, que los llevan una y otra vez a ingresos en unidades de psiquiatría, cuando no a prisión, y una y otra vez a los mismos recursos asistenciales y sociales.

 

QUÉ QUEREMOS CONSEGUIR?

 

Cáritas y la Congregación de la Misión han mantenido diferentes contactos y visitado varios recursos de salud mental. Tras este proceso pretenden:

 

➢ Ofrecer un espacio social acogedor que sirva de soporte social y asistencial, para facilitar el acceso de los destinatarios a los Centros, su mantenimiento en la comunidad en las mejores condiciones posibles de calidad de vida y la estructuración de su vida cotidiana.

➢ Promover a través de un acompañamiento de alta calidad técnica y humana su fortalecimiento personal y social, el desarrollo de su autonomía, y el acceso a derechos, bienes y servicios sociales básicos.

➢ Promover la vinculación de las personas atendidas con los servicios y centros de las redes sanitaria y social, y su acceso a una alternativa residencial y ocupacional estable adecuada a sus necesidades e intereses.

➢ Sensibilización e incidencia sobre las actitudes y conductas hacia las personas sin hogar con enfermedad mental grave de los ciudadanos, las entidades públicas y las entidades de iniciativa social, fomentando el compromiso con la igualdad de oportunidades.

 

CON QUIEN SE QUIERE HACER

 

Desde el comienzo, tanto la Congregación de la Misión (Misioneros Paúles) como Cáritas Diocesana de Salamanca, han tenido clara la intención de realizar este proyecto con otros.

 

A nivel civil y social se buscan con interés las sinergias, la creación de redes. El servicio de salud mental del SACYL se hace indispensable en este proyecto.

A nivel de intervención social es manifiesta la necesidad de trabajar con otros, de responder de forma conjunta, de aunar esfuerzos.

A nivel eclesial pretenden que éste sea un proyecto inter-congregacional en favor de los más pobres, siendo un signo profético tanto para el mundo como para nosotros mismos.

• El proyecto a nivel diocesano está enmarcado en la Asamblea Diocesana, quiere ser un fruto del Espíritu, como una dimensión clara de servicio diocesano, donde se manifieste clara y concretamente la gracia del Dios de la Misericordia.

 

En la actualidad está liderado por 9 entidades eclesiales: Cáritas diocesana de Salamanca, Congregación de la Misión (Paúles), Diócesis de Salamanca, Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación, Hijas de la Caridad, Parroquia El Milagro de San José, Religiosas de los Sagrados Corazones e Hijas de Jesús (Jesuitinas).

 

¿QUÉ SE QUIERE OFRECER?

 

Se pretenden ofrecer tres tipos de recursos:

 

1. Creación de un Centro de Día que ofrezca apoyo psicosocial y servicios complementarios para la cobertura de necesidades básicas vitales. Se trataría de favorecer la ocupación del tiempo de forma rehabilitadora, la creación de red social, la participación social y cultural, mediante el ofrecimiento de actividades.

Este recurso podrá estar abierto a personas con enfermedad mental que no están en situación de exclusión social, que tienen el apoyo de sus familias u otras organizaciones.

 

2. Apertura de Pisos de inserción. Parece ser la opción más favorecedora de la inclusión social. Compartidos por varias personas, otros para personas solas, personas con menores a su cargo, parejas. Se trataría de conseguir vivienda permanente, de ofrecer acompañamiento en las actividades cotidianas, de brindar apoyo psico-social.

 

3. Mini-residencia. Se trataría de ofrecer residencia “temporal”; entrenamiento en las actividades cotidianas; acompañamiento en los procesos personales y brindar apoyo psico-social a aquellas personas que por su realidad de exclusión social y salud mental no pueden vivir con la autonomía necesaria para gestionar un piso.

 

¿CON QUÉ CONTAMOS?

 

Contamos con dos proyectos de obra, que sitúan el Centro de Día en dos espacios diferentes de los ofrecidos por la Congregación de la Misión en su casa de Santa Marta de Tormes. Los Misioneros Paúles asumirán el coste de las obras, y el resto de entidades el presupuesto de funcionamiento del Centro de Día. A esto se sumará iniciativa diocesana de la colecta del domingo 25 de septiembre en todas las eucaristías, que irá destinada para el proyecto.

En este trimestre está previsto elegir el proyecto de obra, y la licitación con las empresas constructoras y todos los permisos necesarios para poder empezar las obras a final de año y que el centro esté operativo en el verano de 2017.

 

¿CÓMO PUEDO COLABORAR?

 

Las personas que deseen colaborar como voluntarios en el proyecto pueden ponerse en contacto con Cáritas diocesana de Salamanca (Tfno.: 923 26 96 88) o bien con los Misioneros Paúles (paules@casasdeespiritualidad.org).

 

También se puede colaborar económicamente ingresando un donativo en la cuenta ES 95-2108-2200-43-0010101625 indicando en el concepto: ‘Proyecto Ranquines’.

 

 

Esta página ha sido actualizada el  16/02/2017

Obispado de Salamanca, C/Rosario, 18, 37001, Salamanca, España, Tel: 923128900 Fax: 923128901
casadelaiglesia@diocesisdesalamanca.com
Información Legal
2008 Informática Millán