Tomás Durán: “Encuentro del Presbiterio diocesano. Un espacio motivador y sanador"

 

El Papa Francisco, en la Exhortación ‘Evangelii Gaudium’, pide que los agentes de pastoral procuren “espacios motivadores y sanadores”, donde “regenerar la propia fe”, “compartir las preguntas” y “discernir con criterios evangélicos la propia existencia” (Cf. EvGa 77).

Podemos decir que, con la ayuda del Espíritu Santo, es lo que sucedió en el Encuentro del Presbiterio diocesano (20 de abril, PP. Paúles, Santa Marta), presidido por D. Carlos, nuestro Obispo. Fue una jornada “sanadora y motivadora”. La “alegría” pascual presidió este día de oración, reflexión, intercambio y convivencia de los sacerdotes diocesanos.

El motivo que nos llevó a la reflexión fue la renovación espiritual de nuestro presbiterio, dado el momento en el que nos encontramos, en esta Segunda Fase de la Asamblea diocesana. Dos textos evangélicos nos ayudaron a ello: Aquel en el que Jesús invita a los discípulos a “remar mar adentro” (Lc 5, 4), tras una noche “sin haber pescado nada” (Lc 5, 5). Una invitación a poner nuestra confianza en el Señor y pasarnos a sus manos con sencilla obediencia, en un momento de escasos frutos pastorales. El otro texto nos llama a “la alegría pascual” (Cf. Jn 21, 1-19) y, como Pedro, a poner nuestro corazón enteramente en el Señor con el “Tú lo sabes todo, Tú sabes que te quiero” (Jn 21,17). Pasar de nuestro ‘yo’, de nuestras fuerzas, al ‘Tú’ conoces mi vida y quiero que la conduzcas Tú, hasta dar la vida por ti, me lleves donde me lleves (Cf. Jn 21, 18).

Los sacerdotes vimos, con la luz de estas palabras evangélicas, y mirando de manera esperanzada nuestra realidad pastoral, los caminos de renovación espiritual que necesitamos; las dificultades con las nos encontramos, y los medios que hemos de procurar. Lo oramos y lo reflexionamos en tres cuestiones: la configuración con Cristo a la que somos llamados; la eclesialidad de nuestra vida ministerial, y la espiritualidad apostólica que necesitamos en este apasionante momento de nuestro mundo. Y todo ello para ser “evangelizadores con Espíritu”, tal como nos pide de manera tan bella el Papa Francisco (Cf. Cap.V de EvGa).

El diálogo entre los sacerdotes y con el Obispo, fue franco, abierto, sincero, fraternal, sanador, motivador… y aumentó entre nosotros la fraternidad y el deseo de una misión más compartida. La Asamblea es un buen momento donde expresar, con verdad, misericordia y valentía, nuestras opiniones y sugerencias con el fin de “encontrar ‘caminos nuevos’ para mayor bien de la Iglesia” (PO 15), y “abrir ‘nuevos caminos’ de acercamiento al mundo actual” (PO 22).

 

Tomás Durán, Vicario de Pastoral.

 

Esta página ha sido actualizada el  27/04/2015

Obispado de Salamanca, C/Rosario, 18, 37001, Salamanca, España, Tel: 923128900 Fax: 923128901
casadelaiglesia@diocesisdesalamanca.com
Información Legal
2008 Informática Millán